Carta de la Consejera a las familias

Queridas familias,

Se inicia este lunes un periodo lectivo realmente excepcional. Se reanuda el curso en un momento de incertidumbre para toda la sociedad y de muchas dificultades para una buena parte de ella.

Os hice llegar, a través de vuestros centros, una carta como esta cuando se suspendió la docencia presencial. No estaba entonces en la mente de ninguno de nosotros que, más de un mes después, no sólo las aulas estarían todavía cerradas, sino que además no podría aún trasladaros cuándo podrán volver vuestros hijos e hijas a ellas. No lo sabemos. Esa es la realidad.

Y aunque, lamentablemente, esa incertidumbre no la podemos aún resolver en estos momentos, sí quiero transmitiros un mensaje de tranquilidad y una certeza en lo referente al ámbito educativo: ningún alumno se verá perjudicado por las circunstancias derivadas de esta crisis sanitaria y vuestros hijas e hijos estarán, como lo han estado hasta ahora, acompañados por sus docentes y por los equipos directivos de sus centros.

Administraciones educativas, comités de directores, organizaciones sindicales, representantes de las familias… todos hemos trabajado estas semanas para poder sentar las líneas principales de cómo será este final de curso. Todos los centros han recibido ya las instrucciones que, dentro de su autonomía, cada docente a las necesidades y realidades de su alumnado. Como no puede ser de otra manera, les corresponde a ellos concretar cómo discurrirá este periodo de formación no presencial, pero el marco será común para todos: se flexibilizarán las programaciones y los currículos de este curso y del inicio del próximo, así como las evaluaciones.

No hubiese sido realista plantear un final de curso en los términos en los que estaba diseñado al inicio del mismo, porque esta crisis sanitaria y la suspensión de la docencia presencial lo ha cambiado todo.

Lo más importante durante este tiempo es acompañar al alumnado y procurar que no pierdan ni la rutina ni el hábito de estudio. Y eso se está consiguiendo gracias a la implicación de los docentes y a la labor que, algunos en situaciones muy complejas, realizáis en vuestros hogares.

Termino ya. Y lo hago agradeciéndoos vuestra comprensión durante este difícil proceso y transmitiéndoos el deseo que compartimos todos: que esta situación pase cuanto antes y los más de 94.000 alumnos cántabros puedan volver pronto a llenar cada rincón de nuestros centros educativos.

Un cordial saludo,

Marina Lombó Gutiérrez

Consejera de Educación, Formación Profesional y Turismo